Subirse por los tejados es más que "subirse por las paredes", es estar excitado, preocupado, exaltado, deseoso.

 

Por otro lado, desde los tejados se ve el mundo con perspectiva, es hacer algo arriesgado, creativo, bonito, divertido, ...